"Lo que ha sido es la muerte de lo que es". JK

Jiddu Krishnamurti (JK) nos dice que "la meditación es el cese del pensamiento". Negado el pensamiento desaparece el lenguaje...Y ya negados el pensamiento y el lenguaje, ¿se abre otro canal de conocimiento?...¿Acaso el llamado conocimiento directo?...Vía de la negación que de una u otra forma se ha venido pregonando hace miles de años como la vía para acceder a otros estados de conciencia.





Lo importante en la meditación es la cualidad de la mente y del corazón. No es lo que uno consigue, o lo que dice que alcanza, sino más bien la cualidad de una mente que es inocente y vulnerable. A través de la negación, surge el estado positivo. Limitarse a acumular o vivir experiencias niega la pureza de la meditación. La meditación no es un medio para un fin; es ambos, el medio y el fin. La mente nunca se puede volver inocente a través de la experiencia. Es la negación de la experiencia lo que trae este estado positivo de inocencia que el pensamiento no puede cultivar. El pensamiento nunca es inocente. La meditación es el cese del pensamiento, no por el meditador, porque el meditador es la meditación. Si no hay meditación, entonces es como ser ciego en un mundo de gran belleza, luz y color. Pasee por la orilla del mar y deje que esa cualidad de meditación le impregne. Si lo hace, no la persiga porque lo que perseguirá será el recuerdo de lo que fue, y lo que ha sido es la muerte de lo que es. O cuando pasee por las colinas, deje que todo le hable de la belleza y del dolor de la vida, de manera a que despierte su propio sufrimiento y su final. La meditación es la raíz, la planta, la flor y el fruto. Son las palabras las que dividen el fruto, la flor, la planta y la raíz. En esta separación, la acción no trae bondad: la virtud es percepción total.



 - Krishnamurti, The Second Penguin Krishnamurti Reader Talks in Europe 1968


                                    




No hay comentarios:

Publicar un comentario